Los mares corren un serio peligro y sus males pueden llegar a ser irreversibles