Katja Frieler (cientifica ): “Bajo el calentamiento global, la capa de hielo de la Antártida, con su enorme volumen, podría convertirse en un importante contribuyente a la futura subida del nivel del mar, afectando potencialmente a millones de personas que viven en las zonas costeras”.

La coautora Ricarda Winkelmann de PIK, señala que: “La nieve acumulada en el hielo es pesada y hace presión hacia abajo, de forma que cuanto más alto es el hielo, mayor es la presión. Como las nevadas adicionales elevan la capa de hielo terrestre en el continente antártico, pero no tanto las plataformas de hielo flotantes en su orilla, el hielo fluye más rápidamente hacia el océano y contribuye al nivel del mar”.

Contabilizar este efecto en un aumento del 5% en las nevadas en la Antártida puede significar una caída estimada del nivel del mar de unos 3 cm después de cien años.

Sin embargo, otros procesos, generan una subida del nivel del mar final. Por ejemplo, un pequeño calentamiento del océano podría provocar que hielo en la costa de la Antártida se rompiera con más facilidad y, por lo tanto, fluiría más masa de hielo del continente y se descargaría en el océano.

Información completa – Cambio Climático